PAZ EN MEDIO DE LA TORMENTA

Las preocupaciones son como anteojos empañados que no nos permiten ver las cosas con claridad; podemos ver, pero en forma distorsionada a la realidad y casi siempre terminamos angustiados… amargados… estresados y enfermos, por cosas que quizás jamás ocurrirán.

A través de una relación íntima con Dios nos ayuda a comprender que El todo lo ve de manera diferente lo que para nosotros puede ser una gran tormenta, para El solo es una prueba de vida, que nos ayuda a tener más fe y por sobre todo paz en nuestro corazón, eso sí, solo cuando nos despojamos de toda nuestra carga y la dejamos a sus pies.

Oración:
“Señor, traigo mis cargas para depositarlas a tus pies, sabiendo que eres el único en el que puedo confiar. Ayúdame a estar en paz y por sobre todo a confiar que puedes quitar toda preocupación de mi vida”.

Compruebe también

COMUNÍCATE EFICAZMENTE CON LOS NIÑOS PEQUEÑOS

¿Qué sucede cuando las palabras, las ideas y los sentimientos salen de nuestros labios y …

Arqueólogos en Jerusalén descubren parte de la muralla de la ciudad de la época del primer templo

Los arqueólogos que excavan en el Parque Nacional de la Ciudad de David en Jerusalén …

Déjanos tu comentario