La renovación del pensamiento

Nuestra mente es la fuente primaria de todo lo que sentimos, decimos y hacemos.

En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdadEfesios 4:22-24

El ser humano piensa, siente, dice y hace, pero en estas diferentes acciones propias de la naturaleza humana, la que más peso tiene tal vez para orientar a todas las demás es el pensamiento.

Por ello es la acción de pensar la que se encuentra al principio de la secuencia que culmina en las diversas formas, más o menos constructivas, que asumen nuestra conducta y nuestras palabras.

En consecuencia, cultivar un pensamiento limpio, ilustrado y ejemplar es el medio para tratar de la mejor manera con nuestros sentimientos, manteniendo bajo control a los que no estén en línea con aquel, e incentivando y promoviendo a los que sí lo estén.

De esta forma nuestras palabras y nuestros actos serán finalmente fructíferos, aprobados por Dios y pronunciadas y llevados a cabo con una limpia conciencia.

nestor
Espacio Publicitario

Es por eso que la renovación que Dios lleva a cabo en los creyentes, que se rinden a Él en la persona de Cristo, comienza siempre por la mente o el pensamiento, pues la mente es la fuente primaria de todo lo que sentimos, decimos y hacemos.

De ello se deduce que si tenemos una mente renovada, tendremos también a la postre una conducta renovada de manera natural.

El derrotero al respecto lo marca, entonces, el apóstol al exhortarnos de esta manera puntual: “Por último, hermanos, consideren bien todo lo verdadero, todo lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo digno de admiración, en fin, todo lo que sea excelente o merezca elogio” (Filipenses 4:8), con la tranquilidad de que, si obramos de este modo, lo que hagamos finalmente estará alineado para bien con aquello en lo que pensamos

Dios no centra su interés en modificar nuestra conducta, sino en renovar nuestro pensamiento, para que nuestra conducta cambie naturalmente.

Compruebe también

Si quieres ser bueno

Si lloras con el que llora y penas ajenas son tus penas, si haces sonreír …

Jesús también amaba a los animales

Jesús también amaba a los animales

El gran valor que el Maestro otorgaba a los animales y plantas de la creación …

Déjanos tu comentario