El Consejo de Estado francés ordena levantar la prohibición de reunirse en los lugares de culto

La institución judicial considera “desproporcionada” la restricción por parte del gobierno.

El Consejo de Estado, que es el tribunal con mayor autoridad en Francia, se ha pronunciado este lunes contra el gobierno. La institución “ha ordenado al primer ministro, Édouard Philippe, que adopte medidas menos restrictivas” en todo el área que tiene que ver con las reuniones en lugares de culto. 

Entre las medidas anunciadas el pasado 11 de mayo, el gobierno galo había decretado una “prohibición absoluta y general”. Según Euronews, el decreto del gobierno establecía que hasta nuevo aviso los lugares de culto solo podían utilizarse para funerales a los que no podían asistir más de 20 personas. El juez ahora asegura que el ejecutivo debería “establecer medidas estrictamente proporcionales a los riesgos para la salud y apropiadas con este inicio del desconfinamiento».

El fallo afirma que el derecho fundamental a la libertad de culto “incluye entre sus componentes esenciales el derecho a participar colectivamente en ceremonias, en particular, en lugares de culto”, y que las medidas del gobierno dirigido por el primer ministro Édouard Philippe “constituyen una seria y manifiesta interferencia ilegal contra ello”.

El gobierno ahora tiene ocho días para modificar las medidas relacionadas con los lugares de culto. Un nuevo decreto, publicado a más tardar el próximo 26 de mayo, autorizará las reuniones en los lugares de culto y especificará las nuevas condiciones.

Los evangélicos reciben la decisión de forma positiva

Los cristianos evangélicos en Francia han reaccionado de inmediato al fallo judicial. El Consejo Nacional de Evangélicos de Francia (CNEF, por sus siglas en francés) ha señalado en una declaración que la “afirmación de la libertad de culto como una libertad fundamental que incluye el derecho a participar colectivamente en las ceremonias, en particular en los lugares de culto”, es “bienvenida”.

Desde el comienzo de la crisis del coronavirus, “el CNEF ha estado atento al objetivo prioritario de la salud pública y ha tratado de lograr un equilibrio entre la libertad de culto y la necesidad de contribuir a la protección de todos”.

La entidad evangélica había considerado las restricciones temporales en las iglesias como “justificadas, necesarias y proporcionales en el momento”, pero también había asegurado que estarían “muy atentos a la recuperación de esta libertad”.

En sus contactos con el Gobierno, el CNEF ha hecho “todos los esfuerzos posibles para prepararse para la reanudación de las reuniones”. Próximamente se publicará de forma online una “guía para la reanudación de actividades para las asociaciones protestantes evangélicas”, han dicho.

“Cualquiera que sea la fecha para la reanudación de las reuniones, el CNEF alienta a sus miembros a respetar las pautas y recomendaciones apropiadas”, han enfatizado.

Los cristianos evangélicos en Francia han estado involuntariamente en el centro de una tormenta mediática después de que una iglesia evangélica en el noreste fuese acusada de propagar el virus. Una acusación que, a pesar de todo el ruido mediático, no ha contado con argumento sólidos y solo ha remarcado estereotipos negativos.

Compruebe también

Euro 2020: historias de fútbol y fe

Estamos recopilando historias sobre el torneo de fútbol desde una perspectiva cristiana. Mientras millones de …

Bolivia│Lanzan campaña nacional en defensa del matrimonio natural

Objetivo es “reafirmar principios y valores del matrimonio para concientizar a la población sobre la …

Déjanos tu comentario