Biden elige a la proabortista Kamala Harris como candidata a vicepresidenta

Harris, como fiscal, ha luchado contra la objeción de conciencia y acosado a cristianos provida. Su carrera se ha construido con dinero y apoyo de la industria del aborto.

El candidato demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, que declara ser católico pero es un firme activista pro-aborto, ya ha elegido quién aspirará a la vicepresidencia en su equipo: Kamala Harris, una activista pro-aborto, que ha sido fiscal del distrito en San Francisco y fiscal general en California.

Se destaca que es mujer y de origen étnico minoritario. Kamala Harris es hija de madre de la India y padre jamaicano. Sus padres se conocieron estudiando en la universidad en Berkeley. Se divorciaron cuando ella tenía 7 años.

De niña una vecina la llevaba, con su hermana, a iglesias de feligresía negra y hoy ella declara ser bautista, aunque la inmensa mayoría de los cristianos bautistas son provida y profamilia y no comparten su ideario que es totalmente opuesto.

Se casó con un abogado judío en 2014. No tienen hijos propios y teniendo ella 55 años parece muy probable que no los tendrán.

 

Activista contra la objeción de conciencia

En 2014, Harris actuó como fiscal general pidiendo al Tribunal Supremo que impidiera a la empresa familiar de bricolaje, HobbyLobby, negarse a pagar por razones de creencias los servicios médicos de anticoncepción o esterilización de sus empleados. Al final, HobbyLobby (una empresa familiar menonita) y todos los que defienden la objeción de conciencia ganaron el caso: el Supremo dictaminó que no se puede forzar a pagar seguros de anticoncepción a quien se oponga por razones religiosas.

Después, desde 2017, como senadora en el congreso de EEUU, se esforzó en intentar recortar la Religious Freedom Restoration Act de 1993, una ley que protege la libertad religiosa de las personas frente a las imposiciones gubernamentales, pero no tuvo éxito.

 

Carrera financiada por la industria abortista

En 2014 empezó su campaña para ser senadora en California. Recibió el apoyo de al menos 15.000 dólares de entidades afiliadas a la patronal abortista Planned Parenthood (datos de ElectionTrack.com) y 254.000 dólares de grupos registrados como de «asuntos de la mujer» (muchos de ellos lobbies de la industria del aborto, aunque es difícil cuantificar cuántos). Desde su web ella animaba a combatir los intentos legales de reducir la cantidad de dinero público que iba a la patronal Planned Parenthood.

Para los grupos provida, Harris fue especialmente perversa en el caso de los vídeos con cámara oculta que mostraban a altos cargos de Planned Parenthood negociando la venta de partes de bebés abortados. Como fiscal de California, en vez de ordenar a las autoridades investigar esta venta de partes humanas, ordenó investigar al periodista David Daleiden y su asociación que sacaban a la luz el macabro negocio.

Marjorie Dannenfelser, presidenta de la veterana asociación Susan B. Anthony List, que estudia y valora la actividad provida (o antivida) de los candidatos políticos, resume así su valoración de la candidata a vicepresidenta: «Kamala Harris es una extremista que apoya el aborto a petición, pagado por los contribuyentes e incluso el infanticidio» (se refiere a los casos de niños nacidos vivos en abortos chapuceros para los que ella no pide protección ni cuidados). «Su agenda es rechazada por una mayoría abrumadora de norteamericanos, incluyendo millones de independientes y de miembros del Partido Demócrata», añade.

Compruebe también

Lula da Silva tiene el camino libre para ser candidato a presidente de Brasil en 2022

Lula da Silva tiene el camino libre para ser candidato a presidente de Brasil en 2022

La Corte Suprema de ese país confirmó la anulación de las condenas por corrupción contra …

Coronavirus: la Organización Panamericana de la Salud reclamó una «estrategia integral»

Coronavirus: la Organización Panamericana de la Salud reclamó una «estrategia integral»

Este miércoles, la organización trazó un mapa del área salud en lo que definió como …

Déjanos tu comentario